24 ene. 2014

Placer solitario


Publicado en La Nueva España el 24 de enero de 2014

Estoy… ¿nervioso? No. Impaciente, ansioso. Mis manos trasmiten a todo mi cuerpo un sinfín de emociones con el contacto. Con premura le doy la vuelta. Ya sé que a muchos no les gusta empezar por ahí. A mí, tras el primer roce, frente a frente, me gusta pasar a la parte de atrás. No, no le quita ni un ápice de emoción. Lo bueno está en el medio.

Al principio el temor al desencanto me embarga. No sé lo que voy a encontrarme y, sin embargo, quiero probar.
No puedo apartar mis ojos. No quiero dejar de mirar. Me subyuga.
Según transcurre el tiempo mi alteración va en aumento. Quiero más. Estoy deseando llegar al final. ¡No, no! ¡Que dure, por favor! ¡No quiero que se acabe!
Parezco nuevo en esto. No es la primera vez, no será la última.

En ocasiones me siento como debe sentirse un traidor. Mentira. No me siento así. Disfruto cada una de las veces. Me gusta. Gozo. No creo que engañe a nadie. Lo necesito. No me basta con uno. Necesito cambiar. Quiero probar todo lo que esté al alcance de mi mano.
¡Me importa un rábano lo que piensen los demás!

¡Acabé! Tras unos momentos casi angustiosos, llegué al final. Mi cuerpo se relaja. Mi cerebro comienza a procesar todos los estímulos recibidos. Ahora comienza otra historia.

No tengo remedio. Empiezo a pensar…Quiero más. Lo acabado, acabado está. Quiero ser promiscuo. ¿Con solera? ¿Novedad? Me da igual. Solo quiero que me emocione. Mi cuerpo quiere conmoverse de pasión.

Allá voy. Me dirijo al encuentro de mi placer solitario. Llevo la cabeza bien alta. No me da vergüenza.
Entro en la biblioteca pública. Voy a buscar otro libro.

Estamos en 2014 y el presupuesto de Asturias ha sido prorrogado. No hay dinero para inversiones. La red de Bibliotecas Públicas Asturianas no contará con un solo céntimo de presupuesto autonómico. No tendremos novedades en nuestras Bibliotecas Públicas.

¿Habrá inversiones municipales? Me parece a mí que no. Los ayuntamientos con hacerse cargo del gasto corriente van sobrados. En todo caso, algunas migajas. Se escudan en gastos de personal, calefacción, luz, etc. No se preocupen que no se les ocurrirá gastar menos en orquestas.

A partir de ahora todo el mundo va a pedir al gobierno regional presupuesto para esto, para lo otro y lo de más allá –seguro que con toda la razón- pues yo lo pido para las Bibliotecas Públicas Asturianas.

Para que quede constancia, solicito a todos los grupos políticos de la Junta General del Principado de Asturias que acuerden destinar unos euros para las bibliotecas públicas. Ah, y ya puestos, que sean un poco más generosos, que con doscientos mil euros para toda la red no da para muchas alegrías.

Por favor, déjennos estos placeres solitarios, que la cosa está muy achuchada.

Licencia de Creative Commons
Placer solitario by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

1 comentario:

  1. UN OLVIDO IMPERDONABLE. BIBLIOTECAS PUBLICAS=CULTURA POPULAR

    ResponderEliminar