12 sept. 2014

Independencia versus globalización


No soy catalán. Tampoco nacionalista. No puedo decir que sea un patriota exacerbado. Es más, no sé muy bien qué es eso de ser patriota. Soy asturiano y no hablo de que este sea mi país. Tengo unos documentos que dicen que soy español y, sin grandes alharacas, me siento asturiano.

Me nacieron aquí. Yo no lo escogí y no me siento que sea un elegido para nada. Ni mucho menos creo en tener  un destino en lo universal.

Soy un ciudadano que piensa que las culturas hay que preservarlas pues forman parte de nuestro pasado y también del presente. Nada más.

Los hechos culturales no se imponen, son algo consustancial a los grupos sociales y cualquier imposición está abocada al fracaso, más pronto que tarde.
Cuando una cultura - y una lengua – se convierten en herramienta de acceso al poder político todo se complica de una forma atroz. No hablemos si además incluimos el ingrediente religioso.

Hubo un tiempo, quién lo diría, en que los movimientos sociales, políticos y sindicales de izquierdas eran internacionalistas. El nacionalismo, el patriotismo, fue diluyendo esa concepción ideológica hasta dejarla reducida a lo que es hoy: nada, no existe.

Paralelamente, el liberalismo más radical, los grandes capitales y multinacionales se sacaron de la manga un concepto que les ha venido de perlas: la globalización. Bajo ese término se esconde la patente de corso para que el poder económico y financiero haga y deshaga a su santo antojo y no pueda ser controlado por ningún gobierno.

Pues bien, hay gentes que se sienten muy nacionalistas y que se creen que, aunque pequeños,  pueden hacer frente a todos los envites que les vengan del exterior. Están convencidos de que su fe en el país les va a proteger de las embestidas especulativas de las multinacionales.

¿Son ingenuos o tontos? No lo sé.

Los ciudadanos de Cataluña están embalados. Eso no hay quien lo pare. Parece que quieren la independencia. Y digo parece puesto que hasta que no haya una votación no sabremos de sus intenciones mayoritarias.

Me parece un error mayúsculo que se independicen, pero quiero saber qué es lo qué opinan. Luego seguiremos hablando. ¿Desean seguir su camino solos? Ya hablaremos de las condiciones.

¿Hay alguna razón, democrática, por la que no podamos saber qué es lo qué piensan más de siete millones de ciudadanos? ¿A qué viene tanto miedo? ¿A un sí?

Si triunfa la tesis soberanista a continuación vendrán los vascos, ¿luego los gallegos? Claro, la sacrosanta unidad de la patria se desharía y eso es inaceptable.

Todo eso son ideas preconcebidas y trufadas de un conservadurismo rancio que no comparto.

No soy partidario de esas independencias puesto que los nacionalistas han demostrado, por activa y pasiva, que son excluyentes. Los ciudadanos no nacionalistas, y más aún los extranjeros, serán convertidos en ciudadanos de segunda.

Todos los nacionalistas se han comportado así, siempre. Quien tenga dudas que lea libros de Historia.

No creo en esa independencia puesto que esos minúsculos países serán presa fácil de las multinacionales. Los ciudadanos quedarán absolutamente expuestos, aún más, al albedrío despótico de los poderes financieros.

No creo en la independencia de catalanes y vascos puesto que los adalides de tal invento han sido, principalmente, partidos de derechas ,CiU y PNV.

La burguesía de CiU ha logrado con sus políticas empobrecer a los catalanes y al mismo tiempo culparnos al resto de los ciudadanos españoles de esa situación. Y lo jodido, sí lo jodido, es que se lo han creído.

No importa la rebaja de calidad de todos los servicios públicos, no interesa la corrupción notoria y notable.

La independencia es el objetivo y todo lo demás es secundario.

Estamos en una difícil encrucijada. Del gobierno de Rajoy solo espero barbaridades, de la oposición otro tanto o proponer no sé qué historia que no les convence ni a ellos. De Convergencia espero aún menos. El caso Pujol y lo que les pueda salpicar, que probablemente es mucho, les obliga a seguir hacia adelante. De Esquerra Republicana no lo tengo nada claro, con tal de lograr esa ansiada independencia no tendrán pudor en enterrar toda la mierda de CiU.

Así podría seguir hasta el infinito pero no sabría qué desean los catalanes.

Déjenles votar y luego sigan hablando. Esa votación no es para irse o quedarse, es simple y llanamente para saber qué piensan.

Licencia de Creative Commons
Independencia versus globalización by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario