27 feb. 2015

Cuando la jerarquía católica metió a Dios en el BOE


No digo yo que no haya pasado, pero no recuerdo a Dios metido en el BOE.

Ahora sí que muchos estarán contentos. Ahí tenemos la constatación de la existencia divina. Entiéndase del dios católico, que a los otros ni los menta.

¡Cualquiera se pone a discutir con un integrista católico! A la primera de cambio te azota con el Boletín Oficial del Estado.

Hay que remontarse a la época del caudillo y dictador Francisco Franco para ver algo igual - yo no había nacido -. Al Concordato con la Santa Sede de 27 de agosto de 1953 merece la pena echarle una ojeadita.

Toda una joya de la historia del nacionalcatolicismo franquista.

También pasará a la Historia la Resolución de 11 de febrero, publicada en el BOE el 24 de febrero de 2015, que recoge el Currículo de la enseñanza de la religión católica de la educación primaria y de la educación secundaria obligatoria. ¡Dios! qué título.

Si se les presenta a alguien, que no conozca nada de nuestra historia, podría pensar que lo publicado el 24 de febrero de 2015 es un reglamento que complementa el Concordato de 1953.

En 62 años poco han cambiado sus formas.

Estas cosas son las que tienen la derecha conservadora y la iglesia – aún más conservadora – que no les importa el transcurrir del tiempo. Para ellos hay cosas inmutables.

Inmutable – y eterno – es su visceral impulso a imponer sus creencias a los demás.

Lo publicado en el BOE, el pasado 24 de febrero, no tienen desperdicio – son 23 páginas, no se las pierdan-.

Nos ilustra con lindezas como que “la enseñanza de la religión católica…ayudará a los estudiantes a ensanchar los espacios de la racionalidad” No, no es una broma, hablan de racionalidad en temas de fe.

Alucinante.

Las boutades son continuas. “Los animales y el ser humano no se dan el ser a sí mismos. Es decir, Dios ha creado al ser humano para que sea feliz en su relación con Él”.

Tranquilos, que hay más infelicidad.

“…Este rechazo de Dios tiene como consecuencia en el ser humano la imposibilidad de ser feliz”.
Otra disyuntiva solventada. Ni la felicidad es momentánea ni permanente ni leches que le dieron, la felicidad está en el dios católico. Así que ya saben, su felicidad con los suyos, con sus cosas, no es más que una vana ilusión.

¡Ah! otra cuestión, olvídense de Darwin y esas zarandajas de la evolución: “El hombre, obra maestra de la creación”.

Tantos años perdidos en estudios biológicos, antropológicos, prehistóricos… y esas minucias. Dios, Dios y Dios. Ya está.

Por favor, explíquenme como alguien en su sano juicio puede decir a niños de segundo curso o de sexto que reconozcan la incapacidad de la persona para alcanzar por sí mismo la felicidad.

Es perverso. Solo se le puede ocurrir a mentes insanas.

Si su Jesucristo los pilla los corre a gorrazos.

Licencia de Creative Commons
Cuando la jerarquía católica metió a Dios en el BOE by Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario