2 mar. 2015

Se lo merecía

El dolor de pecho era constante. Llevaba varios días con él. La presión no cedía. Lo intentó todo: respiraciones profundas, relajación, emborracharse. Incluso fue al médico.

Tantos años de esfuerzo. Horas y horas de dedicación. Todo para nada. Nunca pidió más de lo que se merecía. ¡Nadie le dijo que todo lo que hizo no estuviera bien! ¡Tenía todos los informes del mundo!
Sus últimas palabras, ¡Desagradecidos! ¡Con todo lo que hice por vosotros! quedaron en el más absoluto de los secretos.

Fue su momento de lucidez. Ahora entendía lo que le pasaba. Lo habían matado.

Se hizo el silencio.

Dosgayos tampoco se enteraría. Sale del baño de la terminal T4. Sonríe. No ha estado mal. Rápido, limpio. Estaba muy buena.

Mira el reloj, es casi la hora de salida del avión. Menuda jodienda. Hacía meses que no pisaba Asturias y ahora le endiñan ese muerto.
Bajo el brazo lleva varios periódicos. Comienza a ojearlos en la cola. Necrológicas: “Ataulfo Voraz Raposo, quien fuera alcalde de Piedragorda durante veinte años, apareció muerto en su domicilio”. La noticia continúa con lo mismo de siempre. Nada que le merezca la pena.

Cincuenta minutos después está en el aeropuerto de Asturias, aún le quedará una hora para llegar a Piedragorda.
Niebla en la lejanía. Hace calor, para su sorpresa. Coge un taxi y pega la nariz a la ventanilla. Le gusta lo que ve.

Tras una hora y cuarto llegan al hotel que le han reservado. Pequeño y coqueto. Nada más entrar por la puerta  le reconocieron.
-Me imagino que es usted el inspector…
-Sí, buenas noches.

Firma, sube a la habitación. Cena y a dormir. Cierra los ojos con una sonrisa. Se acuerda de la T4.

A las siete de la mañana está duchado y listo para empezar.
Lo primero ir al cuartel. Frunce el ceño. No les va a gustar nada de nada. Espera que su jefe haya realizado la llamada.

Se presenta. El brigada lo recibe enseguida y le saluda con una sonrisa. No se lo esperaba. Todo amabilidad. Directo al grano. En un momento está enterado de lo más importante.

-Inspector…
-Dosgayos, llámeme así, es como me conoce todo el mundo.
-Pues mire, Dosgayos, como le decía Ataulfo Voraz fue alcalde de este pueblo durante veinte años, las últimas elecciones se le atragantaron y las urnas se le pusieron en contra.
Han pasado seis meses y no hemos podido adelantar nada. Sigue siendo la comidilla y nosotros estamos estancados.
-¿Y por qué yo?
-Tiene fama de resolver estos asuntos.
-Su gente es muy buena.
-No, no. Órdenes de muy arriba. No nos gustó mucho, pero…bienvenido.
-Ya veo, las penas compartidas son menos penas.
El brigada esboza una sonrisa. Dosgayos contiene su semblante y su boca.
Cumplido el deber empieza la faena.

El recorrido por los bares le lleva el día. Los vecinos ya saben quien es.

Los días transcurren monótonos. Dosgayos pregunta, repregunta y todo son opiniones. No hay ni una información que merezca la pena.

El tiempo le acompaña y disfruta con el paisaje. Montañas suaves, agua y verde. Lo echaba de menos. El secarral de Madrid le produce angustia. Menos mal que vive en el centro y solo ve asfalto.

Los paisanos son muy hablantes. Lo tiene claro, ese Ataulfo Voraz Raposo era una buena pieza. ¡Joder, menudo nombre!
El alcalde no dejaba indiferente a nadie. Generaba pasiones y odios profundos.
Le debió fastidiar dejar el puesto. Un buen sueldo. Coche oficial. Comilonas, viajes. Un alcaldón en toda regla.

Era hora de ver los informes oficiales. Tras dos horas de atenta lectura llegó a una única conclusión: murió envenenado. Una mezcla de matarratas y fertilizante.

Hacia años que se había separado y vivía solo. En el último mes había ido dos veces al médico del pueblo y le había recetado protectores estomacales, nada de alcohol o comidas fuertes. No le dio tiempo a hacer las pruebas previstas. Los putos recortes.

Tras quince días Dosgayos seguía igual. Comprobó las denuncias municipales, las expropiaciones que realizó, los líos de faldas. Nada. Voraz Raposo había sido un depredador sexual en toda regla.
Era uno u otro. Problemas en el ayuntamiento o mujeres.

Al cabo de otros quince días su jefe le había llamado cuatro veces.
-Hostia, Dosgayos, me están pateando los huevos. ¿Cuándo lo vas a pillar?
-Jefe, no hay forma. He hablado con todo dios. Me han dado pisotones varias mujeres. Más de un hombre empieza a mirarme mal.
-Déjate de disculpas. Mueve el culo y acaba que cualquier día de estos me llama hasta el presidente.
-Qué más quisiera, jefe.
-¡Dosgayos, no me jodas que te voy a hostiar!
No hubo más.

Una semana de lluvia y empieza a ponerse de mala leche. El verde cada día es más verde.

Tras dos meses en Piedragorda le reclaman en Madrid. Se despidió del brigada. Ahora sonríe aún más el muy cabrón. Se va con el rabo entre las piernas. No siempre triunfa la justicia. Dosgayos se ríe ante la gilipollez.

Recoge la maleta. Dice adiós a sus anfitriones. Manolo y Marta son una magnífica pareja. Atienden el hotel y el bar. Ella es buena cocinera.

Cuando llega a la T4 Dosgayos la busca. ¡Mira que estaba buena! No le importaría darle otro repaso.

En Piedragorda, esa noche, Manolo y Marta se abrazan en la cama.
-No lo debiste hacer, Marta.
-Era un hijodeputa. Yo me equivoqué una vez y el no quería parar. No te podía seguir haciendo eso.
-Calla. Ya está. Te quiero, Marta.
-Yo también, Manuel. No me arrepiento. Se lo merecía.

Licencia de Creative Commons
Se lo merecía by Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario