24 feb. 2015

Promesas, gastos, desmadres, besa niños y otras lindezas de campañas electorales

 Ya empezó la verbena. La campaña electoral está en marcha – aunque habría que decir las campañas -.

Promesas, compromisos de gastos, candidatos bailando o cantando – haciendo el ridículo -; futuras promesas mediáticas – o rancias – babeando niños; publicidad escrita, radiofónica, televisiva o vía redes sociales. Encuestas – de todo tipo y condición –; donaciones para las campañas – nunca publicadas-. Dinosaurios volviendo a los mítines. Banderas, banderines y militantes enfebrecidos. Melodías pegadizas – que al final casi todos confundimos-. Recintos cada vez más pequeños para mitinear- ¿quiénes son los guapos que se atreven hoy con un campo de fútbol? ¡Qué tiempos aquellos!-.

Estamos de campaña ¡qué bien!

El año 2015 será el de las promesas permanentes y la desmemoria colectiva. Los candidatos – todos los candidatos – ofrecerán ocurrencias y mientras más exageradas mejor. ¿Qué se hace una obra y hay que poner esculturas en vez de pilares? Pues se hace. ¿Venga, quién da más? Tranquilos, ya saldrá quien lo haga.

La feria de los despropósitos ha comenzado.

Tenemos una red viaria intransitable, y aún reconociendo que es una de las más amplias, la quieren aumentar. ¿Criterios? Pues no los sé. ¿Dinero para pagar y mantener todos esos kilómetros de carreteras? Sí, eso sí que sé de dónde salen: más préstamos – más deudas-.

Siguen sin racionalizar las inversiones. Joder, no hay forma de que se les meta en la cabeza que no se trata solo de más, más y más. Estamos hartos de ver como muchas infraestructuras, de todo tipo, se caen a pedazos o se infrautilizan. ¡Ya está bien!

Es el momento de que los ciudadanos “pidamos” lo importante. Olvidémonos del todo gratis – no existe-. Introduzcamos el sentido común y seamos capaces de discernir entre lo importante y lo accesorio. Las ocurrencias las pagamos muy caras.

Ya está bien de AVEs, de polideportivos monstruosos, museos y centros de interpretación. ¡Basta ya!
Quiero sanidad, educación, cultura – con dignidad y equidad - y que nos mantengan lo que tenemos en buen estado. Ya vale de grandonadas.

Tenemos que decir NO a las putas ocurrencias de aquellos que quieren obtener votos con infraestructuras absurdas. Debemos reclamar que las inversiones se realicen a lo largo de la legislatura y no en los últimos tres meses. Hay que exigir el sostenimiento adecuado de lo existente y en caso de manifiesto despropósito que se cierren las oportunas.

¡Ya basta! ¡Ya os vale!

Hay que reivindicar lo que ayuda al progreso de la sociedad. Debemos reclamar que las inversiones se realicen en bienes productivos que generen puestos de trabajo estables o al menos no sometidos a constantes vaivenes. Que se invierta en investigación y desarrollo.

No hemos salido de la crisis. Estamos endeudados para tres o cuatro generaciones ¿queremos seguir por ese camino?

No juguéis con nuestro dinero. No nos jodáis más la vida y no despilfarréis el futuro de las siguientes generaciones.

Licencia de Creative Commons
Promesas, gastos, desmadres, besa niños y otras lindezas de campañas electorales by Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario