23 mar. 2015

Triunfo, descalabros y entradas gloriosas en las elecciones andaluzas del 2015



Las elecciones andaluzas del 22 de marzo de 2015 ya están ventiladas. Hemos pasado el primer repecho, todavía nos quedan las municipales, autonómicas, catalanas y las generales. ¡Casi nada!

Ahora toca todo tipo de análisis. Unos serios, rigurosos – opiniones discutibles, máxime en política -. Otros partidistas –  de los partidos, nada que objetarles – y luego están los balances de los que van de asépticos e imparciales – algunos aparecen en todas las televisiones y radios -. De estos últimos mejor no hablar.

Los resultados son claros. Ganó el PSOE, 47 escaños, los mismos que tenía. El PP obtuvo 33 diputados, diecisiete menos que en 2012. IU logró cinco diputados, siete menos. UPyD tampoco logró en esta ocasión entrar en el parlamento andaluz. Podemos llegó hasta quince diputados y Ciudadanos a nueve.

Hasta aquí los datos objetivos. De ahí en adelante es cuando surgen las interpretaciones.

Las encuestas previas daban otros resultados. Los partidos manifestaron que la única encuesta válida era la votación ciudadana. Y tenían razón. Ese argumento dicho en público contrasta con las opiniones que han vertido tras el recuento de los votos.

En el PSOE había un gran temor a una pérdida importante de votos – eso era así, por mucho que dijeran que iban a ganar las dudas eran enormes -. El PP esperaba revalidar con más ventaja los resultados de 2012 – ¿con un candidato desconocido? ¿con las que han liado? ¡anda que no tenían moral! y poco ojo -. IU esperaban convertirse en bisagra otra vez – desempolvaron a Julio Anguita -. UPyD se veía dentro – a Rosa Díez le valía con reunirse con cuatro amigos -. Ciudadanos estaba exultante – creo que aún no se lo creen -. Podemos esperaba más de veinte diputados – su gozo en un pozo -.

La realidad, tan terca, sorprendió a todos.

¿En el PSOE tiene motivos para estar alegres? Como para tirar voladores. Con la que les está cayendo e igualan los resultados del 2012, eso sí, con unos ciento catorce mil votos menos.
La verdad es que gobernando pierden votos y además se “cuelan” dos nuevas fuerzas en el Parlamento. Es como para estudiarlo bien. Las alegrías de cara a la galería se acaban pagando, ya la están pagando.
Ahora los socialistas cerrarán filas, argumentarán la victoria y seguirán con las mismas. Es cosa suya.
Que nadie se rasgue las vestiduras. El PSOE ganó con el voto de los ciudadanos y, a algunos no les gustará,  eso es la democracia.

Recuerdo cuando Manuel Fraga ganaba elección tras elección en Galicia – fue presidente de la Junta entre 1990 y 2005 – siempre dije lo mismo: los gallegos lo han decidido, no hay más que hablar.

Los del PP no sé qué esperaban. Su candidato, casi ya no me acuerdo como se llama – es broma, Juan Manuel Moreno Bonilla, Juanma Moreno para los amigos – tenía poco que rascar. El pobre se lamentaba de que Susana Díaz le ninguneaba. La socialista ni puñetero caso que le hizo, solo habló de Rajoy. La hostia estaba cantada.
Habrá quien eche de menos al señorito Javier Arenas – eso sí que era tronío y salero -.

De UPyD no voy a hablar, ya lo hace Rosa Díez por todos.

En Ciudadanos tienen que estar en una orgía mental – soy muy simple y se me vino a la cabeza la primer campaña de Albert Rivera en pelota -. Han desbordado por la derecha al PP y les está dando un resultado magnífico.

En IU deben estar llorando por las esquinas. Es que el sistema electoral les perjudica, eso dicen ellos. No digo yo que no, pero seguro que hay algo más.
Lo poco que yo les escuché fue crítica, crítica y más crítica – ya digo que fue lo que yo escuché -. Su pase por el gobierno andaluz no lo supieron aprovechar. Y no es que lo diga yo, nada de eso, lo dijo Susana Díaz: “Antes no podía sacar nada que no quisiera el socio de Gobierno…” La propia presidenta les reconoció su papel determinante y ellos nada de nada.
Extraño pudor este de IU.

Lo de Podemos es otro cantar. Creo que andan despistados. No han aterrizado.
Cuando  convocaron las elecciones todos los comentaristas manifestaron que era una buena jugada de Susana Díaz ya que les pillaba con el pie cambiado y sin organizar. Con las primeras encuestas las cosas cambian y dan a Podemos unos buenos resultados. Llegan a pensar en más de veinte diputados y lo dicen. Error de principiantes, lo que son. No estaban defendiendo nada, estaban aspirando – les faltó modestia, mucha modestia -.  La candidata, la que ellos eligieron, parece un poco sosa y prefiere ir antes a un mitin que a un debate en la televisión pública – error monumental -. Alguno de ellos amagaron con el tema de las subvenciones. Todas las luces de alarma se encienden: el PER.

Manda narices con esto del PER (Plan de Empleo Rural).  Este plan, creado en 1986, paso a denominarse Plan de Fomento del Empleo Agrario (PFEA) en 1996. Recordar que se trata de una subvención a los ayuntamientos con el fin de que contraten a jornaleros en paro y facilitar así un período de empleo y acceso a un subsidio especial de desempleo.
¿Quiénes son los guapos que acaban con el PER?
Seamos serios. Mientras la estructura de la propiedad se mantenga en Andalucía, el PER tendrá que seguir existiendo. Los latifundios están ahí, los jornaleros también.

Podemos tiene que interiorizar que por mucho cabreo que tengamos, no todos los quieren. Aunque lleguen a gobernar no podrán hacer todo lo que quieran. La realidad española es diversa en opciones políticas, en ideología, y hay que gestionar para todos. Por mucho que se empeñen, sus soluciones no son ni inmediatas ni contentarán al conjunto de los ciudadanos.
Programas claros, templanza y pensar en los demás les podría dar más réditos. Su ansía por llegar les puede dejar en la cuneta.

Tendremos para rato. Mentes más preclaras lo explicarán mejor que yo, pero como siempre digo: esta es mi opinión, tan buena o mala como las de otros.

Licencia de Creative Commons
Triunfo, descalabros y entradas gloriosas en las elecciones andaluzas del 2015 by Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario