16 mar. 2015

Matando una ilusión


La tristeza penetra por la ventana. Miro tras el cristal. Gris arriba, verde abajo. Un pequeño arbusto destaca con pinceladas rosas. El invierno no se ha ido y la primavera, tímida, acecha.
La mirada se me pierde, no sé a dónde va.
El silencio llega. Nada perturba la calle. Es domingo.
La televisión susurra esperando competencia. El sofá me provoca.
Fotografías, cuadros, un par de rosas del desierto, máscaras, libros… nada me es ajeno. Son mis cosas. Objetos que acumulé con el tiempo. Es mi casa.
Estas paredes, lo que contienen, es parte de lo que soy. Es mi escondrijo. Los temores que me produce el mundo no traspasan el umbral.

¿Y sí lo perdiera todo? Solo son ladrillos y cachivaches. Tal vez, pero me proporcionan sosiego, me protegen.
¿Dónde me dejaría caer? En cualquier sitio. Sería de otro, no lo sentiría mío.
¿Quiero más de lo que necesito? Eres un materialista. Las estrellas por techo y el suelo por cama es muy duro. Tengo debilidades y sí, quiero tener mi casa, mis trastos, mis libros.

Un grupo de gente vocifera delante de un portal. Cien, doscientas personas tapian la entrada. Frente a ellos un buen número de policías. Los bomberos un poco más atrás.
En la ventana asoman un par de ancianos ¿o son jóvenes? Gritan pero no se les escucha. Sus lágrimas caen a la calle. Están a punto de matarles una ilusión, sus vidas.

Los policías esconden los ojos tras el casco. Impertérritos escuchan los insultos. Alguno ahogará un lamento. Órdenes son órdenes.
El tiempo se está acabando. Los forcejeos, los insultos no detendrán la atrocidad. La Ley es igual para todos.

Los arrastran y arrojan a la desolación. Los han enterrado en llantos. Están en la misma acera de ayer y no la reconocen. Están perdidos. Alguien los introduce en un coche. Los gritos se apagan, las gentes se disuelven. Media hora más tarde la vida continúa. Otra batalla perdida. Solo hubo dos bajas.

Tumbado en mi sofá, en mi casa, veo las noticias: Bankia obtiene beneficios y pagará dividendos en 2015.

Mientras, otra pareja llora desde una ventana. Algunos se tiran desde ella.

Licencia de Creative Commons
Matando una ilusión by Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario