1 sept. 2015

Antes de que te olviden

Ya casi formas parte de mi vida. Día tras día te veo en el mismo sitio, cerca de la esquina, sin que te pille la corriente. Al salir de casa te observo de reojo. No lo puedo evitar. No te digo nada, tú a mí tampoco, es comprensible.

Tu aspecto es normal. Eso sí, llevas coleta. Está de moda aunque no para ti. Tú y los tuyos la lleváis desde siempre. Nada nuevo.

Tengo la sensación de que soy el único que te ve, que te mira, y eso me parece injusto.

Las cosas no siempre fueron así. Hubo un tiempo en que cumpliste con tu trabajo. Me imagino que no te hacía mucha ilusión. A mí no me habría gustado. Otros, en tu situación, disfrutan. Ese no era tu caso. No te merecías este desenlace.

Con el paso del tiempo te estás acecinando. Ya eres un tasajo, te momificarás y acabarás, en ese sitio, fosilizado.

Llegará un día en que nadie te reconozca. Nadie conocerá tu historia y serás una incógnita más, que es lo mismo que decir que no fuiste nada.

Alguien se extrañará de tu presencia y solo se le ocurrirá exigir que se te desprenda de ese que ya es tu sitio. Triste final.

No lo voy a consentir. Mereces un recuerdo. Las generaciones venideras tienen derecho a saber de ti. Estamos obligados a no permitir que tu legado quede relegado al más abyecto de los olvidos.

Haré un esfuerzo y encargaré una placa que te inmortalice. El epitafio dirá: Aquí yace un tampón que hizo su trabajo y acabó en la calle. RIP.

Licencia de Creative Commons
Antes de que te olviden by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario