7 feb. 2017

El fraude de las comunicaciones en el Suroccidente

Hemos aceptado que el incumplimiento de los compromisos electorales es normal. Pues no. Es algo habitual, es lo que hacen los cargos electos en muchos casos, pero no es normal. Llamémoslo por su nombre: es un fraude. Son engaños que consentimos y no conllevan ninguna responsabilidad. Así nos va.

La capacidad de resignación - en el sentido conformidad, tolerancia y paciencia – de los vecinos del Suroccidente está más que demostrada.

Hay cuestiones que de tan repetidas son cansinas. Uno de esos temas recurrentes, con el que nos aburren, es el de las comunicaciones en el Suroccidente de Asturias. Entre la autovía Oviedo a La Espina, que son incapaces de terminar después de dieciocho años, y la prolongación desde La Espina a Ponferrada nos tienen cansados.

No sé si a estas alturas hay alguien que les crea, yo no.

Los años transcurren y las comunicaciones siguen siendo deplorables. ¡Y no pasa nada!

Han tenido cerrada la N-634 a la altura de Porciles (Salas) durante ocho meses ¡y no pasó nada!

Unos y otros se lavan las manos o se culpan mutuamente pero seguimos igual.

Por favor, no lo olviden: la autovía Oviedo-La Espina se inició en 1999. Nadie sabe cuándo se va concluir y yo me temo que igual no se acaba ni como autovía.

Sin pretender repasar la historia de este desastre, recuerdo que fue el ministro socialista José Blanco, quien la paralizó. El hoy diputado, y entonces Delegado del Gobierno, Antonio Trevín lo justificó y dio esperanzas de su continuidad… lo dejaban para más adelante. Luego llegó el PP y hasta que no tuvieron unas elecciones a la vista no se dignaron dedicarle un céntimo. Sin complejo alguno la mantuvieron cerrada esos ocho meses por un argayu.
 
¡Ayyy, si no hablaran estaban más guapos!

Desde que les descubrieron el término vertebración lo usan con tal profusión que les da igual que tenga sentido o no. Tiran de él y con eso está todo dicho.

Hace una temporada hubo quien propuso continuar la vía desde La Espina hasta Canero. Se habló de… exacto: vertebración. Y suelen añadir aquello de necesidad imperiosa para el futuro de esa zona.

Si vamos desde La Espina hasta Canero nos encontramos con una orografía complicada y muy despoblada. ¿Esa autovía solucionaría los problemas de los pueblos más o menos cercanos? Me temo que seguirían con esas pésimas carreteras locales y autonómicas como siempre, sino peores.

Hasta que no se llega a Brieves el terreno no permite ninguna alegría. De Brieves a Canero hay unos diez kilómetros de distancia y allí al lado está la autovía del Cantábrico.

¿Necesaria para qué? Y hablo de una autovía.

Los desmontes y viaductos que habría que hacer serían impresionantes. Repito ¿para qué? ¿Qué dinamizarían?

Quienes la proponen hablaron de un coste que no llegaba a los 200 millones de euros. ¡Eso no se lo creen ni ellos!

La otra gran idea es la de prolongar la autovía desde La Espina hasta Ponferrada. ¡Bien!

Esa también la prometieron unos, otros y los de más allá. Para que no queden dudas: PP, PSOE y luego se han ido sumando los demás.

El argumento sobre su necesidad, ya lo saben, es la vertebración del territorio. Como les parece poco añaden el otro: el futuro de la comarca. Y ahora nos vienen con cuestiones como el número de vehículos que circulan por las actuales carreteras.

Nos cuentan que entre La Espina y Canero se registra una media de 300 vehículos y que hacia Cangas del Narcea son más de 4.000. Hay un pequeño problema: ¿Cuántos pasan de Cangas del Narcea y van hasta Ponferrada?

Esgrimen también que somos el único territorio asturiano que carece de una vía de alta capacidad que nos comunique con la Meseta. ¿Y? ¿Dónde están las necesidades reales?
Datos, cifras.

Hace mucho tiempo hablaban de un coste que sobrepasaba los 500 millones de euros, más tarde llegaron a setecientos… esa obra con 1.000 millones no se hace.

Un esbozo de proyecto – que yo vi - contemplaba de Tineo a Cangas del Narcea unos cinco viaductos, creo recordar, y menudos viaductos. Uno de ellos sobrevolaba el monte Armayán. ¿Hablamos del impacto en los alrededores de Muniellos? ¿Ya les explicaron a los vecinos de La Pereda y El Pedragal, en Tineo, las fincas que se les expropiarían? ¿Se les olvidó lo que dijeron los vecinos de esos pueblos y lo que hizo el PP y PSOE cuando quisieron pasar una carretera – hace años - por dónde iría esa autovía?

Quiero recordarles que el Ministerio de Fomento, dirigido por Ana Pastor – del PP -, rechazó su construcción por dos razones: el elevado impacto ambiental y el tráfico escaso. ¿Mentía? ¿Cambió la situación? ¿Nos mienten ahora?

Ya puestos a alegar sueltan lo de la promoción del Parador de Corias. ¡Ayyyy, mamina! ¡Oigan! ¿pero no nos cuentan que el Parador de Corias va muy bien?

Y no se les cae de la boca el bosque de Muniellos. ¿De verdad que no se enteraron del impacto ambiental que provoca una autovía? ¡Por favor!

Para rematar arguyen que la necesitan los ganaderos para ahorrar costes en los forrajes. ¡Eso es el acabose!

El Partido Popular presentó una moción en los ayuntamientos de Cangas del Narcea y Tineo para exigir su construcción y los plenos municipales la aprobaron. Creo que en ambos casos por unanimidad. El PSOE anda en la misma historia, no se engañe nadie.

Es para cabrearse y decirles cuatro lindezas. Son tantos los incumplimientos, las mentiras, que produce una tristeza infinita que aún sigan cobrando de las arcas públicas. ¿Tan mala memoria tenemos los vecinos de esta comarca?

Podrán decirme que es muy fácil criticar y no proponer nada. Pues tienen razón. Por cierto, eso del Plan Especial para el Suroccidente, en general, es una tomadura de pelo.

Si desde hace un montón de años contásemos con unas buenas vías de comunicación tal vez hoy la situación sería un poco mejor. No digo que una autovía, sino una vía rápida con tramos  de adelantamiento entre Tineo y Oviedo. Otro tanto en el caso del corredor del Narcea y los accesos a él desde Degaña, Íbias y Pola de Allande.

No han sido capaces de llevar a cabo ni eso ni esto ni nada.

Miren, si hace años se hubiese invertido – en serio - en los montes, con lo que conlleva, tal vez la situación sería otra.

En Muniellos, por ejemplo, no se admiten más de 20 personas por día. ¡Vaya! Esto parece un problema ¿verdad?
¿Podría regularse el acceso de otra forma? Controlado, desde luego. ¿Podrían ser varios grupos sin coincidir en tiempo ni lugar? ¿Siempre con un guía? ¿Podrían ser de la zona y bien preparados? ¿Los accesos rodados hasta su entorno podrían ser en vehículos públicos destinados a tal efecto?  ¿de la zona y además eléctricos o híbridos? ¿Las rutas se podrían estudiar de tal forma que no molestasen a las especies protegidas? ¿En los aledaños se podría regular de forma clara su uso – para aquellos que vivan de la ganadería y agricultura?

No se puede hablar del atractivo de Muniellos y luego restringir el acceso a veinte personas diarias. No es necesario, ni recomendable, penetrar en lo más profundo del bosque.
No han sido capaces de racionalizar su uso y disfrute.

Tampoco han sido capaces de establecer unos ciclos formativos, en el bachiller y la formación profesional, que los hiciesen atractivos y con alternativas de futuro para los jóvenes de la comarca e incluso de fuera de ella. Continuamos sin ellos. Se salva la Escuela de Silvicultura de Tineo y la Escuela de Idiomas de Cangas del Narcea. Lo cual no quita mérito a profesores y maestros.

No han sido capaces de empujar, de forma rigurosa, para que los ganaderos obtengan un precio razonable por la leche. No, no lo hicieron y no, no lo hacen.

No han defendido las comarcas mineras. No, no lo hicieron. Gastaron los fondos mineros de mala manera y no fueron capaces de generar empleos alternativos. No, no lo hicieron. Me remito a la realidad.

Fueron, y son, incapaces de lograr que en la comarcar haya unas buenas redes de acceso a internet. No, no lo han hecho. La cruda realidad está ahí.

No es nada nuevo que la comarca pierde población desde hace muchísimos años. No fueron capaces de impulsar el asentamiento de empresas que evitasen la sangrante emigración y a la par que pudiesen contrarrestar el envejecimiento de la población. Los polígonos industriales llegaron tarde. Alguno sólo tiene una empresa.

No han desarrollado ningún plan serio, riguroso, de atracción de nuevas empresas. Ni el Gobierno de Asturias, ni los ayuntamientos de la comarca han tenido un puñetero plan de desarrollo local merecedor de tal nombre. La iniciativas empresariales han surgido al margen de las administraciones, que en todo caso han puesto alguna ayuda  - y muchas veces demasiadas trabas y lentitud a la hora de dar las licencias de apertura -.
Eso no es tener un plan de desarrollo local.

No han tenido el coraje de solicitar e impulsar estímulos fiscales serios, rigurosos, importantes para hacer atractiva esta comarca. No han tenido ni las ganas, ni la idea, ni nada de nada.

No han sido capaces de frenar, en los últimos 40 años, la emigración, el envejecimiento de la población, la pérdida de empleos; tampoco han sido capaces de mejorar las infraestructuras de forma adecuada y solo les hubiese faltado no cubrir el mínimo de necesidades sanitarias o escolares. El Hospital Carmen y Severo Ochoa, en Cangas del Narcea, sí fue una infraestructura de primer orden en su momento, lo sigue siendo. Paren de contar.

Si hay trabajo disminuye la emigración, mejora la calidad de vida y se ralentiza el envejecimiento de la población. Parece que esta simpleza no la entienden.

No se cuelguen medallas, no las merecen.

No han sido capaces, ni creo que lo sean, de poner en marcha una política fiscal para esta comarca – y otras en iguales circunstancias - que suponga un incentivo para seguir viviendo aquí. La rebaja en el IRPF – no migajas – podría contribuir a fijar población.

No me extraña que no hagan nada, ellos no viven aquí. Vienen de visita a contar milongas y se van. Los demás aguantaremos no sé cuánto tiempo. Pocos alicientes tenemos, además del apego a esta tierra.

Que no me hablen de autovías. Que no me hablen de planes especiales. Que no me hablen. Que de una puta vez hagan algo serio, riguroso, importante. Que se dejen de gilipolleces que benefician a dos a unos costes desorbitados y que nos llenan de deudas. Ya hemos tenido bastante con los pufos municipales que nos han dejado y los despropósitos megalómanos a todos los niveles, locales y autonómicos.

Veamos si de una puñetera vez aprenden y nos dicen cual es la justificación de las obras, que costes reales van a tener, que mantenimiento van a acarrear y qué ventajas piensan obtener.

Si no es así, déjennos en paz y no tiren nuestro dinero por la borda. ¡Lo pagamos nosotros! ¡Ya está bien!

Licencia de Creative Commons
El fraude de las comunicaciones en el Suroccidente by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario