25 jul. 2011

¡Adiós! amiguito del alma


Estoy emocionado. No, es mucho más que eso, estoy conmovido hasta lo más profundo de mí ser. Ha ofrecido su sacrifico personal, a la par que político y familiar. Lo hizo -el sacrificio- ofreciéndoselo a España. No me digan que no es para enternecerse. Esta entrega es que ya no se da. Yo también le quiero un huevo. Estoy hablando de Camps, por supuesto.

Ya le dijo Pons a Rubalcaba, no quiere llamarle Alfredo, que debería dar una chupadita al bote de la misma medicina amarga que se tomó Camps. Rajoy fue un poco más lejos y le auguró al expresidente valenciano un futuro donde quiera tenerlo dada su grandeza. Todo el PP ha alabado la decisión. Camps va camino de los altares del Partido Popular.

Todo este lío por tres trajes. ¿Alguien se puede creer que un presidente se va vender por tres trajes? Espero que no. Primero, no era cierto; luego los pagó él pero no conservaba las facturas. Más tarde sí que los aceptó, pero eso sí, como presidente del PP valenciano y no de la comunidad. Cuando está claro que va a tener que ir a juicio duda en firmar o no la culpabilidad, casi, casi estampa la firma. En el último segundo, recula. Eso sí, dejando colgados a dos compañeros, el otro en discordia, Ricardo Costa, dijo que naranjas de la china y no entró al trapo.
Como gran muñidor, Génova envía a Valencia a Trillo y no obtiene los resultados apetecidos. Pero ya se sabe, de la necesidad virtud: a crear un mártir. En ello andan.
Ahora nuestro amiguito del alma se va a sentar en un banquillo, con un tribunal popular. Probablemente no sea la última vez.

La verdad es que me consoló el saber que Francisco Camps tendrá tratamiento vitalicio de Molt Honorable Senyor y, además, podrá contar con coche oficial, chofer, escolta y con dos trabajadores con funciones de asesoramiento. Menos mal.

En todo esto hay una cuestión que a mí me da que pensar: hace pocas fechas este buen señor, con su partido, ganó las elecciones por goleada. Todo era sabido. Lo de los trajes era público y notorio. Las sospechas de que hay mucho más, ahí están. El caso Gürtel va a traer mucha cola, y aún y con todas esas, gana las elecciones. ¡Menudo papelón el de sus votantes!

Me niego a admitir que tenemos lo que nos merecemos -según dicen- pero coño, en este caso me dejan con la duda.

Licencia de Creative Commons
¡Adiós! amiguito del alma by M. Santiago Pérez Fernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario