27 ene. 2016

El despertar de los zombis políticos



Seguir la actualidad política española es desesperante. No voy a dejar de hacerlo. Ya que deciden, los políticos, sobre una parte muy importante de mi vida voy a seguir pendiente de ellos.

La fase de acuerdos de gobierno está todavía muy verde, no sé a qué vienen tantas prisas, y son muchos los que meten baza. No me refiero a opiniones como esta mía, que ni va ni viene, me refiero a la de los zombis políticos.

¡Cómo éramos pocos parió la abuela!

Aquí todo dios quiere meter baza. La cuestión está en que algunos no creo que piensen demasiado en los ciudadanos y sí en sus intereses. Son muchos los que están dando consejos.

Estos que menciono aquí voy a pensar que lo hacen desinteresadamente.

Sin ir más lejos, Alfonso Guerra ve más probable un gobierno en minoría del PP o nuevas elecciones. Eso sí, el gobierno de Rajoy contaría con el apoyo externo de Ciudadanos y la oposición del PSOE. Ambos se tendrían que abstener en la investidura.

Otra alternativa sería, según Guerra, la de un gobierno de los partidos que “defienden la Constitución”, a saber: PP, PSOE y Ciudadanos.

Esta última opción sería la la solución con la que presionarán a los partidos las entidades y personajes más ligados al funcionamiento de la economía y las empresas" y para salir airoso remata: sería "muy difícil, sino imposible, la aceptación de la militancia y el electorado socialista".

Bien, habló el oráculo de Dodona.

El mantis Rubalcaba, Alfredo Pérez Rubalcaba, manifestó: "Es la primera vez que oigo en mi vida ofrecer un acuerdo de gobierno insultando gravemente al partido con el que quieres acordar. Para llegar a un acuerdo con un partido lo primero que hay que hacer es respetar a sus dirigentes, a sus militantes y, por supuesto a sus votantes".

Oigan, que esto no es ninguna barbaridad. ¡Que conste!

El oráculo de Delfos socialista, Felipe González, marcó territorio y "apuesta por un gobierno del Partido Popular y Ciudadanos, aupado gracias a la abstención del PSOE", según los Informativos de Telecinco. Y esto lo dijo en una reunión con embajadores de la Unión Europea. Por cierto ¿para tratar qué cosas? Es un expresidente del gobierno de España, no un cualquiera.

Con su proverbial prudencia, nos cuentan, que mantuvo su respeto hacia el secretario general del PSOE y aseguró que no le corresponde a él decirle si tiene que hacer alianza con rupturistas o con constitucionalistas.

Delfos dixit. Pues bueno, pues eso, pues vale.

Guste o no, esto ha sido así. Tal cual.

No voy a hablar de las declaraciones de Javier Fernández, presidente de Asturias, o de Guillermo Fernández Vara, estos están en activo y es otro cantar. A Susana Díaz, presidenta de Andalucía, solo la mento.

Para rematar nos sale esta gente de la Fundación España Constitucional y nos suelta: "Volver a convocar elecciones en unos meses no es, sin duda, la solución. Mientras, se agudizaría el proceso de desconexión catalán y la situación económica y social se degradaría con un Gobierno en funciones, absorbido por una nueva campaña electoral".

Ellos lo dicen por nuestro bien: “Hacemos un llamamiento a toda la clase política y muy especialmente a los dirigentes que deben negociar el próximo Gobierno para que aborden la tarea con el espíritu de la Transición: generosidad, diálogo, concordia, realismo y tolerancia".

Perdonen un momento, me voy secar las lágrimas.

Esta fundación fue promovida por Eduardo Zaplana, del PP, y José Bono, del PSOE. Por cierto, Zaplana fue el que dijo aquello de: “me tengo que hacer rico”.  Los dichos de Bono necesitan un libro entero.

Creo que no necesita muchas aclaraciones.

Se trata de un foro de análisis y debate que está integrado, inicialmente, por 34 exministros españoles. Ahí están, entre otros: Cristina Garmendia, Rodolfo Martín Villa, Pío Cavanillas, Beatriz Corredor, Abel Matutes, Ángel Acebes, Ángeles González-Sinde, Anna Birulés, Carmen Calvo, César Antonio Molina, Eduardo Serra, Eduardo Zaplana, Elena Salgado, Jaime Lamo de Espinosa, Jordi Sevilla, Rafael Arias Salgado y Miguel Sebastián. ¿Les suenan?

Curioso, muy curioso.

Pues mucho más curioso resulta si se consulta la página http://quienmanda.es/ donde se pueden comprobar las relaciones de cada uno de sus integrantes. Es interesante.

El señor Juncker, jefe del ejecutivo comunitario, no quiere dar “consejos en público, porque nunca son escuchados” pero en “despachos más cerrados” su mensaje a España se centra en la necesidad de estabilidad.

Nada de injerencias, es evidente.

Las presiones de otro tipo, financieras, empresariales y a saber que otras, no me las puedo imaginar.

Tengo que confesar que en todo esto me falta una voz: la de Aznar. ¿Qué bozal tendrá puesto?

Los protagonistas tienen muchas viejas glorias interfiriendo públicamente, no es casualidad.

Licencia de Creative Commons
El despertar de los zombis políticos by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario