26 ene. 2017

No lo pudo soportar

Para Jorge

Oía voces en su interior. No le daban tregua. Unas veces eran masculinas, otras femeninas. Ansiaba el silencio. Las noches eran un poco más tranquilas. Menos de lo que deseaba. Era como si… era una sensación extraña. No sabía muy bien definir lo que le pasaba en la oscuridad. Sentía unas descargas eléctricas que le impedían descansar.

Con las primeras luces se reiniciaba la agonía. Primero era como si le estuviesen garabateando todo el cuerpo. Luego sentía punciones rápidas, intensas. Si no fuera imposible diría que nerviosas. Poco después se encontraba ahíto ¡ni que se hubiese tragado tres periódicos!

Voces. Como en una gran cueva las palabras rebotaban en sus entrañas. ¡Y lo que tenía que escuchar! Era tan real que en ocasiones se ponía colorado de tanta estupidez.

¡Parar! ¡Por favor, parad!

Cuando las peroratas se apagaban mil imágenes le inundaban. Algunas veces era tal el batiburrillo de voces, letras e imágenes que, desbordado, creía enloquecer.

No tenía ningún recuerdo de haber estado en silencio consigo mismo. No se podía imaginar cómo sería vivir así. Ese deseo le angustiaba.

Cada día se encontraba un poco más débil. No era tan viejo y, sin embargo, el paso de los días le resultaba insoportable.

Una idea fue tomando forma. Al principio le asustó. Poco a poco le pareció cada vez más deseable. Nunca descansó, estaba agotado ¿Qué podía esperar? ¿Una lenta y dolorosa agonía? No lo podía soportar más. Tenía que descansar.

Aviso a todos mis amigos de Facebook: mi teléfono se me acaba de morir. Contactos por esta vía.

Licencia de Creative Commons
No lo pudo soportar by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario