19 jul. 2016

El infortunio en La víspera de casi todo



Si usted es una persona dichosa tal vez no debería leer La víspera de casi todo de Víctor del Árbol. Si lo hace, tal vez, su felicidad momentánea desaparezca.

Si usted se considera desafortunado, desgraciado, entonces no lo dude, léalo. Podrá comprobar que sus penas no son nada a lado de lo que les acontece a los personajes de este libro.

¡Madre mía, cuánto drama junto!

Cada uno de los personajes alberga una calamidad, todos juntos conforman 411 páginas de tragedias. Pedofilia y asesinato, policía justiciero, madres autodestructivas – no es para menos -, torturas, torturadores, locura, violaciones, más asesinatos. ¿Alguien da más?

Historias personales terribles van confluyendo hasta cerrar un círculo de fatalidad. Cuando esperas que se terminen los infortunios surge uno nuevo. La tensión se crea por la acumulación constante de adversidades, aunque debería decir atrocidades.

Los personajes están definidos por las vivencias terribles que han tenido. Situaciones límite que hace de todos ellos unos zombis que anhelan la muerte definitiva.

Aunque puede englobarse en el marchamo de novela policiaca, no creo que sea muy justo hacerlo. Es un drama. ¡Qué digo! es un dramón.

La novela fue galardonada con el Premio Nadal 2016. Conste en acta.

Se lee bien. A mí me acogotó tanta fatalidad junta. La publicidad la vende como el cruce de dos historias, me parece que se quedan cortos. Cada personaje da para una trama compleja sobre las miserias humanas.

No sé, a lo mejor es un libro más adecuado para el otoño o invierno que para el verano. Si te dejas llevar  puedes acabar con tormentas veraniegas mentales.

Lo dicho, un dramón.

Licencia de Creative Commons
El infortunio en La víspera de casi todo by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario