5 nov. 2016

A mí me gusta largo, a mí corto

No hay forma, ni en esto se pone de acuerdo el personal. Hay a quien le gusta largo, otra gente prefiere que sea corto. ¿Motivos? De lo más dispar. Les cuento, y  hablo de oídas, que conste.

A quienes les satisface largo suelen ser personas con hábitos arraigados. Su inclinación les viene de tiempo atrás. Incluso los hay que no se esconden y afirman que lo suyo es vicio. Allá cada cual. No juzgo. Los vicios cada uno tenemos los que nos podemos permitir.

Estas gentes manifiestan que con uno largo disfrutan más y, con un poco de suerte, hasta les duran más tiempo. Bien. ¿Quién soy yo para recriminárselo? Pues eso.

En cambio, conozco a quienes les motiva más algo más corto. Afirman, así se lo he escuchado, que lo prefieren pequeño pero muy intenso. Son de esas personas que no quieren esperar mucho. Ya saben, es eso de aquí te pillo aquí te mato.

Oigan, si la emoción es tan intensa igual tienen razón. ¿Se lo imaginan largo y tonto? ¡Qué pena!

Si me pregunta cuál es mi preferencia no sabría qué contestar. Pues, la verdad, según las ganas. Unas veces largo, duradero, profundo; otras, en cambio, corto, rápido, apasionado. Lo dicho, según el hambre.

Al final creo que todos debemos dejarnos llevar por las ganas y adecuarnos a las necesidades y urgencias. Eso sí, sea largo o corto, creo que siempre hay que disfrutarlo.

Ya saben, los libros no se miden por el número de páginas, se calibran por las emociones y sentimientos que nos provocan.

Licencia de Creative Commons
A mí me gusta largo, a mí corto by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario