16 oct. 2017

Nereida Agüera, directa al espacio


Publicado en La Nueva España el 14 de octubre de 2017

Hace años que venimos hablando de la generación mejor preparada de la Historia, ¿a cuál nos referimos? ¿A la de hace veinte años? ¿Quince? ¿Cinco? No lo sabemos. Lo que tenemos claro es que los jóvenes cada vez están más capacitados. No puede ser de otra forma. ¿Nos referimos a todos o solo a una parte?

Todos conocemos a algún joven muy cualificado, a quien ha destacado en su trayectoria académica, laboral y personal. Yo también.
Quiero presentarles a algunos de estos jóvenes. Podrían ser más, desde luego, pero a estos los he tratado desde niños y les he seguido un poco la pista.

Tienen varias cosas en común: han nacido en Tineo; han estudiado en las escuelas de este concejo y en su instituto; sus estudios universitarios los han realizado también en centros públicos. Todos ellos, a mis ojos, son relevantes – sin menospreciar a otros que desconozco -.


La primera de ellas es Nereida Agüera López (Tineo, 1993).

Nereida es de sonrisa fácil, sincera, dulce. Sí, tiene una sonrisa dulce. No es de ahora, la tenía y no la ha perdido.

Recuerdo que con cinco o seis años escribía muy bien. Me sorprendió en un concurso de redacción la madurez que demostró. Era una gran lectora y se le notaba.

Los años fueron pasando entre el colegio Verdeamor y el IES Concejo de Tineo. Destacó por ser una buena compañera y por sus magníficas notas. Sus amigas, las de siempre, así la recuerdan.

Nereida Agüera logró la mejor nota de Asturias en la PAU el año que se presentó. No era para menos. A lo largo de su todavía corta vida académica las notas eran de matriculas de honor, no la de una, dos o tres asignaturas, las de casi todas ellas.

Y llegó la hora de plantearse su futuro. Le gustaban las matemáticas y la física. No tenía muy claro por dónde tirar y al final se decidió por el Grado en Ingeniería Aeroespacial de la Carlos III de Madrid. Los estudios los realizó íntegramente en inglés.

No le gusta hablar de sus logros. No es falsa modestia. Le tengo que insistir para que me hable de estas cosas. Baja la mirada y con un empujoncito continúa.

“Fui a probar. Llegué a pensar que igual me tenía que volver para casa por no estar a la altura”, me dice. Río. Casi se pone colorada. No le doy respiro y se lo pregunto: Nereida ¿sacaste todo matriculas de honor en la carrera? La respuesta más concisa imposible: casi todas. Lo dice de tal manera que parece no querer molestar. No insisto.

Nereida Agüera López en el año 2015 fue Premio extraordinario del Grado en Ingeniería Aeroespacial de la Universidad Carlos III y Premio de excelencia de la Comunidad de Madrid.

“Me fue bien, la universidad es esfuerzo y moral, aunque en ocasiones los resultados no sean proporcionales a ese esfuerzo”. Lo dice totalmente convencida. Yo la miro y la admiro.

Con posterioridad realizó el Máster habilitante en Ingeniería Aeronáutica, también en la Carlos III. Obtuvo dos becas de investigación, con publicaciones en revistas científicas. Una se la concedió el Departamento de Mecánica y Fluidos de la Carlos III y la otra el Ministerio de Educación. También estuvo trabajando, en Madrid, en el sistema de control de órbita de EUCLID (misión de la Agencia Espacial Europea diseñada para comprender el origen de la expansión acelerada del Universo). Les confieso que esto me sobrepasa.


La Universidad Carlos III tiene convenios de colaboración con otras universidades y pudo irse a EEUU, durante un año, a la Purdue University. ¿A qué no les suena de nada? A mí desde luego que no. Pues según me contó en esto del tema aeroespacial es puntera. Para ilustrarme me dijo que en ella había estudiado Neil Armstrong, ya saben, el primer hombre que pisó la Luna.

Su experiencia estadounidense fue muy buena. De esa etapa destaca el trabajo en grupo, a lo que ya estaba acostumbrada, los recursos de todo tipo y la financiación, además de las personas que conoció.

Como proyecto final en la Purdue University propuso la fabricación de un dron, en el que colaboraron otros alumnos. Y lo aceptaron. ¿Lo construiste? Sí, lo hicimos. En Estados Unidos, dice, son más de práctica que de teoría.

No voy a realizar ninguna comparación con las universidades españolas.

Esfuerzo, estudio, tesón son sus claves. “Hay que ir a buscar las cosas, nadie hace nada por ti”. Dicho y hecho. “Y en este proceso son importantes los apoyos, los amigos que te ayudan a centrar y con los que te diviertes”. En este punto aclara que ella no es de estudiar muchas horas seguidas. Cree que es más productivo descansar y relajarse un poco para obtener mejor rendimiento.

No solo lee literatura científica, ha retomado las novelas. Le gusta mucho el cine y de las series destaca House of Cards.

Sigue la actualidad política para estar informada a la hora de votar y le preocupa la falta de reconocimiento a la investigación.

Ahora ha iniciado una nueva y vertiginosa etapa. Ha sido contratada por Airbus Inglaterra como ingeniera de sistemas espaciales. Para llegar ahí no se lo han puesto fácil.

Airbus Inglaterra lanzó una convocatoria y en primera instancia hubo una fase on line. En ese primer momento realizó tests, incluidos sicológicos, escribió una carta de motivación y presentó su curriculum. No se quedó aquí la cosa. Tuvo que aportar avalistas que fueron entrevistados por la empresa. Aún hubo más. Pasó una entrevista personal, participó en dinámicas de grupo y expuso una presentación en directo. Tras esta rigurosa criba fue contratada. A finales de septiembre se ha incorporado a su puesto en Portsmouth.

Con el tiempo le gustaría dirigir un proyecto espacial. Ese es su objetivo, de momento.
Eso sí, nada de subir en un cohete. Eso no es lo suyo.

Como lego absoluto no puedo resistir la tentación y le pregunto si de verdad los aviones vuelan. Ríe y me lo confirma, además de asegurarme que son muy seguros. Ya me quedo más tranquilo.

Esta es una pincelada de una joven tinetense que con esfuerzo ha logrado la excelencia académica y que tiene un enorme potencial. Con 24 años está trabajando en una de las empresas más importantes del mundo en innovación y desarrollo. En los años venideros sabré de ella y me seguirá admirando. Estoy seguro que no perderá su sonrisa.

Pues ya lo ven, Nereida ha dado un enorme paso: de Tineo al espacio.

Licencia de Creative Commons
Nereida Agüera, directa al espacio by Santiago Pérez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario